La gran Aventura del Pico del Lobo desde La Pinilla

Casi me dejo alguna pieza dental cuando me quise sentar en el pico del lobo tras la grandiosa ascensión de algo más de tres horas hasta la cumbre. El crampón se me enganchó en una de las rocas como lo haría la gran zarpa de un oso Grizzly en su árbol favorito, ese donde suele jugar, escarbar, enterrar cosas para luego desenterrarlas y en ocasiones, retozar jovial con su panal de miel y sonrisa de lechón.  Tal vez en origen,  lo llamaron la boca del lobo y tras varios accidentes con pérdida de dentadura lo renombraron “pico” del lobo ( porque los picos no tienen dientes y yo casi los pierdo) o tal vez “Boca del Lobo”, aunque este nombre no incitaría el turismo de la zona por sus connotaciones lúgubres, y por eso eligieron otra apertura facial para renombrarlo: Pico. Si fuese por mí, lo hubiese llamado “El hocico grasiento y asqueroso del puto lobo feroz y que le jodan a caperucita que era más puta que las gallinas” o más corto: “Cumbre del hocico canino feroz”. Estoy seguro que alguno de los miles de lectores que tendrán acceso a estas líneas, nos sacarán de dudas. Gracias de antemano.

6:30 de la mañana. La facción colladillense del Packet se pone en pie. El astro rey aún no está presente pero nuestros corazones brillan más que nuca. Veo aparecer a Isa con su típico paso deambulante, y atraviesa la cocina como lo haría un elefante en una cacharrería. A escasos dos metros la observo desde el lugar donde he dormido, con ojo avizor y cara de ausencia de oxígeno. Es lo que tiene dormir al lado de la hoguera pero es que a los románticos como yo nos encantan esas ñoñerías. Eso, y que nadie quiere dormir a mi lado porque emito sonido guturales nocturnos parecidos a los del Grizzly del párrafo anterior, pero sin árbol, sin miel y sin cosas para enterrar ( con lo que me gusta a mí enterrar y desenterrar objetos ¡¡¡¡).

El resto de la facción la componen Jorgito Solís ( miembro fundador) y Patricia. Ésta última, recién levantada, emite sonidos ininteligibles para mis oídos, curiosos soniditos muy parecidos a los ratones cuando agonizan en una trampa de roedor ( iiiirgg  iiiiirrg  iiiiirg). Este humilde narrador, sobre todo a esas horas, es más partidario del monosílabo. Ya metidos en faena, iniciamos el desayuno compuesto por una base de carbohidratos y tomate. Y aceite de oliva. Y café. Yo me aprieto mi estaca como buen Pácket, café negro y cortina de humo. No soy un Pácket ejemplar pero aporto mis cositas oiga!!!.

Salimos raudos y veloces hacia el coloso. Desayunados ….. y felices nos acoplamos en la furgoneta del jefe Solís. A la vieja usanza señores: Los hombres delante y las chicas detrás. Si es que somos unos clásicos¡¡. Tenemos el apuntamiento en el aparcamiento con la otra facción que completará la expedición Packet:  “Cramponcitos Yansa”  “Buena puntería Arancha” y “Cebador Mikel”.

Las primeras dudas que ponen en peligro la expedición empiezan a rondar nuestras mentes como ese mosquito que en la oscuridad, tsetsea en la noche y avisa de su presencia anunciando lo inevitable: El número de pieses de la expedición está descompensado con el número de crampones disponibles. Dicho de otra forma. Nos faltan crampones. “ Viru, (ese soy yo) cogiste los crampones que te dejó Pachuco en el salón?” me preguntó Solís. “Solís, joder he cogido el papeo tol conejo macerado y el resto de víveres, el material lo has cogido tú copón ya ¡¡). Pero en realidad en el salón del keli donde estaban las cosas no quedó nada y por lo tanto el error fue más bien cuántico, lo que viene siendo no saber contar. Joder si no es tan complicado ¡¡¡ 6 personas 12 crampones. 5 personas ……  10 crampones¡ a  así sucesivamente ….. que en vez de crampones se trata de gorros?? Pues haces la misma operación y divides entre dos ¡¡¡  fácil !!!  ehh¡¡.

Finalmente se decide de forma unilateral que tanto ” Incansable Solís” como “Patri Almizcle” vayan sin crampones. Tienen más experiencia y en el Packet es norma, reducir al mínimo las probabilidades de accidente. Yo calculo que Patri y Solís rondaban el 30% de riesgo. ( Ahhh haber traido crampón jeje).

En el Packet Extreme Team nos gustan las decisiones impopulares, transgredir lo políticamente correcto, estilo y personalidad propios, cada individuo que lo conforma es único en su especie, un endemismo, como las iguanas acuáticas de las islas galápagos que tanto maravillaron Sr Darwin. Somos como una “ñ” en una sopa de letras, inéditos, somos la ostia, nos reinventamos a nosotros mismos, somos como un trébol de cuatro hojas, como el tuétano en un cocido. Se hablará de nosotros cuando ya no estéis.

Comienza la ascensión e inicialmente, el camino serpentea entre apartamentos muy curiosos que no mimetizan nada con el entorno pero que conforman un conjunto de esquí y Snow. Yo prefiero el Sandboard (esto lo aprendí la noche anterior jugando al trivial). La pista forestal comienza a mostrar una capa de nieve cada vez más gruesa pero se camina muy bien; la nieve acepta las pisadas de forma que éstas, son gráciles y livianas. Pronto, “Buena puntería Arantxa” toma la delantera seguido por Jorgito Solís, jefe de la expedición y fundador del Packet. El pinar que nos circuncida y circunda se muestra ante nosotros como un paisaje típical coniferus aunque no pude vislumbrar ninguna ardilla, “ ese animal amable” según la alcaldesa …. Un mojón ¡¡¡ son como ratas tuneadas que gracias a Walt Disney, cuentan con un inmerecido privilegio … como  la alcaldesa aunque ésta sin tuneo.

Vamos ganando altura espiritual y métrica, el coloso ya no es tal coloso y ahora los colosos somos nosotros. Qué coño colosos, somos titanes ¡¡¡ ( yo es que no soy muy coloso prefiero el salao jeje). La vegetación arborícora cede el paso de forma abrupta, a un yermo páramo y empinado de nieve y no mucho frío. Todos lo sentimos, lo intuimos, la cumbre del Pico del Lobo  está cerca (en ese momento aun no sabía que su nombre para mí sería hocico de lobo feroz). Cremita solar en el rostro, retoques de crampón, anacardos y una bolsa de matutanos ( la pandilla draculín o los fantasmitas de patata, creo) muy bien dispensada por ” Cebador Mikel”, que no para de suministrar víveres al resto de polluelos. Me fijé que alguno de ellos tragaba sin masticar, con la esperanza de adquirir más piezas.

Y todo listo para encarar la parte más difícil ¡¡¡. Avanzamos como la compañía del anillo en su paso por Calandras. Los pasos se entorpecían pero merecía la pena. Las vistas eran ESPECTACULARES. Packet Isa, grumetilla lozana, no paraba de decirme que todo lo que se veía era suyo, lo que viene siendo toda la meseta segoviana cuyo horizonte, no parecía, sino que se fundía literalmente con su homóloga del cielo, conformando una gruesa línea entre azul y color terrón, no de azúcar, sino de tierra. Me preguntaba yo entonces si habría alguien sobre esa línea en ese instante, qué pensaría en ese momento, si me encontraría con ella, si al igual que yo, anhelaba ese encuentro nada furtivo cargado de emoción eléctrica ..  Ohhh Packets ¡¡¡ cuánta emoción contenida ¡¡¡ que ganas de deseo ¡¡¡ no pude resistirlo tuve que componer unos versos:

“Al espejo y al amor de una mujer

No se las mira, agonía en el ascenso

El pico del Lobo causa sensación

Y te veo casi en el atardecer

Fúndete en tu horizonte, fúndete

Y muéstrame límpida, la estrella de Orión.

 

El descenso viene desde lejos

Y el ascenso requiere de ilusión

Mas tocando fondo frunzo los cejos

Y para verlo necesito catalejos.”

La llegada a la cumbre colmó de gozo y de júbilo la expedición. Una vez más, y ya van unas cuantas, se puso de manifiesto el potencial de este equipo. Parada y almuerzo. Mi experiencia allí viene reflejada al comienzo de esta historia pero no me impidió desenvainar el bocata con tortilla y jamón serrano que con mimo y mimitos, nos había preparado nuestra queridísima Patri, la misma que había subido hasta allí sin crampones, la misma que al principio de la historia hablaba recién levantada como ratón en trampa, sin duda una titánide, una auténtica Gueisha de barrio marginal, una colosa ¡¡ ( creo que a ella no le amarga un dulce jeje).

Después de la parada con cigarro incluido, comenzamos el descenso, que mas que descenso se convirtió en un paseo triunfal. El paso era ágil, usando la gravedad en beneficio nuestro, desandamos lo andado en apenas hora y media. Llenos de jovialidad y alegría culminamos la facienda de la única manera que podía ser: comiendo una croqueta en Casa Pepi, en Arcones. Qué gran día ¡¡¡

 FIN
Anuncios
Esta entrada fue publicada en ASCENSIONES y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

5 respuestas a La gran Aventura del Pico del Lobo desde La Pinilla

  1. Su dijo:

    Espectacular narración. Sí que sois titanes y titánides. Salud y packet para siempre.

    • javierbarrocal dijo:

      No es una narración sino un fiel reflejo de lo que allí se vivió. Queremos verte en el próximo episodio, donde uno de los puntos de debate será, por qué nunca apostar a cara o cruz, en el cual esperamos con ansia tu rubia visión.

  2. arantza dijo:

    jajajaja, muy bueno el blog.. jajajjaa, buena punteria arantza, nunca me habian definido asi.. jajajajajajajaja. La verdad es que lo pase genial… gracias…

    • javierbarrocal dijo:

      Fue un día importante para el Packet. Gracias por unirte a la expedición. Ya se va formando el germen que dará lugar a nuestra próxima expedición donde el Packet seguirá creando leyenda con sus andanzas. Un beso

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s